Para que la presencia del Ayuntamiento esté asegurada pero no suponga una multiplicación de logos y otros elementos en las piezas de comunicación disponemos de esta fórmula.

Consiste en lo siguiente:  Mediante la combinación de los elementos originales de la marca institucional (escudo, denominación tipográfica de Madrid y filete) y el logo del organismo pertinente se crean imagotipos que sirven para representar al segundo y resolver la presencia de la primera.

En una primera formulación se utilizaba la palabra Madrid sacada de la marca institucional pero una importante cantidad de imagotipos de los diferentes organismos contaban con la palabra Madrid generando repeticiones y cacofonías.

Es por ello que en la formulación horizontal se opta por añadir solo el escudo y en la vertical se añade el Madrid de la marca institucional. En este último caso hay marcas que pueden perder su ‘Madrid’ para evitar, en lo posible, redundancias.

Las reglas de utilización son muy sencillas: Cuando no firme el Ayuntamiento la submarca aparecerá en cualquiera de las dos combinaciones con la marca institucional. Cuando firme el Ayuntamiento y la submarca aparezca en la misma pieza como colaborador, partícipe, etc. puede aparecer sola, sin combinar con la marca institucional.